miércoles, 4 de julio de 2012

El punto y la coma.


EL PUNTO Y LA COMA

Margarita Robleda Moguel
Mérida Yucatán, México

Un punto y una coma se encontraron en la mitad de una página vacía. El
punto rebotó a manera de un saludo. La coma, más tímida, simplemente se balanceó
hacia delante y hacia atrás.
Después de este breve saludo no supieron qué decir. Se miraron con recelo.
Eran tan distintos...
Ambos pensaron: "Algo malo hay en el otro cuando es tan diferente ". Y como
suelen hacer los adultos, se revisaron mutuamente de arriba para abajo.
-¡Qué redondo! – pensaba la coma -. No se sabe dónde comienza ni dónde
finaliza.
- Mira nada más qué ser tan extraño – se decía a su vez el punto -. No
tiene forma concreta. ¿Cómo podría describirla?
Se miraron en silencio largamente, hasta que el puntito, más audaz y tal
vez más curioso, se atrevió a decir:
-¡Hola! Yo soy un punto y sirvo para finalizar las cosas. Pertenezco a la
familia de los puntos. Mi abuelo se llama don Punto Final, mi papá es Punto y
Aparte, tengo un tío que es Punto y Seguido y yo, como voy aprendiendo el
oficio, apenas sirvo de punto para las íes. ¿Y tú?
- Pues yo... – sonrió tímidamente – me llamo Coma. En mi familia no existen
títulos tan elegantes como en la tuya… Somos simplemente comas, aunque, eso sí,
¡somos muchísimas!
El punto sintió vergüenza.
-¡Válgame! No quise decir eso, quise decir... bueno... no sé bien lo que
quise, o si quise... en fin... ¡Cofff!
– tosió puntos de tos.
De pronto, una avalancha de palabras cayó sobre ellos, una palabra
grandota, atropelló a la coma. El punto apenas alcanzó a escaparse botando.
- ¡Qué palabras tan groseras! ¡No empujen! ¡Cuidado! – gritó la coma.
- No es culpa nuestra – dijo una palabra que comenzaba con S y decía
SOMBRILLA -. Si te fijas bien, es la escritora que está jugando y su pluma
parece como una regadera inundando la hoja de palabras sin ton ni son.
Otra que empezaba con CH y se leía CHARCO, manifestó su descontento:
-¿Cuándo has visto que la palabra CHARCO vaya junto a AUTOBÚS...? CHARCO,
AUTOBÚS... ¿Alguien ha visto al artículo EL? ¡Lo necesitamos con urgencia!
-¡Aquí!
– respondió el artículo que, aplastado por palabras más largas, casi ni
se veía -. ¿Para qué soy bueno?
- A ver – dijo el CHARCO -, ponte junto a mí... a ver, a ver: EL CHARCO
AUTOBÚS; no, no, algo no funciona. A ver, párate junto al AUTOBÚS: CHARCO EL
AUTOBÚS. Ahora como que falta más información. ¿Y si ponemos EL AUTOBÚS antes?
¿No está por ahí la palabra CRUZÓ o alguna parecida?
-¡Sí!
– gritó CRUZÓ, que estaba cerca de ellos.
- Pues no grites – pidió la coma -, que no estamos sordas.
- A ver, a ver – continuó el CHARCO: EL AUTOBÍS CRUZÓ...
- Falta otro artículo – sugirió un adjetivo -, aquí tenemos UN y EL; veamos
cómo se lee así: EL AUTOBÚS CRUZÓ UN CHARCO. ¡Bien!
Las palabras: SIN, LLENARSE, DE y LODO, corrieron a ponerse detrás de
CHARCO.
- Colóquense donde tengan más sentido.
"EL AUTOBÚS CRUZÓ UN CHARCO SIN LLENARSE DE LODO LOS PASAJEROS APLAUDIERON
AL CHOFER GRITANDO HURRAS Y VIVAS A PESAR DE LA LLUVIA LA TORMENTA LOS RAYOS Y
RELÁMPAGOS LLEGARÍAN A TIEMPO A LA CIUDAD..."
- Pero... ¿Quién podrá leer toda esta sarta de palabras sin ahogarse?
Necesitamos una pausa, un respiro; si no, los lectores morirán asfixiados antes
de leer dos páginas seguidas
– dijo el margen que, como siempre, se mantenía
observando todo desde afuera.
- Una coma, eso, necesitamos una coma.
- Aquí estoy – gritó nuestra amiga -, yo soy una.
- Pero... ¿qué haremos con una coma nada más? – se preguntaron mirándose
unos a otros.
- Eso no es problema, sonrió muy orgullosa, vengo de una familia numerosa
contestó la coma y silbó -: Fiuuuuu iiifu!!!
Al momento surgió una bandada de comas dispuestas a dar pausas y respiros:
descansos.
-¡Eh, eh! – dijo el puntito -. Nosotros también podemos ayudar. Mi padre,
mi abuelo, unos primos que la hacen de emoción y se llaman puntos suspensivos,
otros hermanos, que son gemelos, se llaman dos puntos y hacen un apartado para
enumerar las cosas.
Viva! – gritaron todos -. No importa que la autora se haya divertido
lanzando su palabrería sin ton ni son, nosotros le daremos sentido.

- Adiós – dijo la coma tristemente al Puntito -. Te voy a extrañar.
- Adiós – respondió el puntito suspirando profundamente -. ¿Sabes? Fue un
descanso conocerte. Mis familiares son tan drásticos, especialmente mi abuelo…
Yo también te extrañaré. ¡Sniff! Ojalá que me toque en una "i" cerca de ti.
-¡Mmmmmh
! –respondió la coma cambiando de color.
-¿Qué sucede? – preguntó el CHARCO, que había tomado el liderazgo -. ¿Por
qué están tan tristes?
- Es que nos vamos a separar – dijo la coma, que había perdido la
vergüenza.
-¿Por qué? – preguntó el CHARCO.
- Porque yo soy una coma y él es un punto.
- Vaya, vaya – dijo el CHARCO preocupado -. En fin, pero... ¡Eh! Se me
ocurre algo, ¿por qué no bzzz... bzzz ,bzzz?
– le secreteó al punto. Este se
puso a dar brincos de puro gusto. La coma se puso colorada, pero balanceándose
hacia adelante y para atrás, no dejó de decir que sí.
Después de algunos acuerdos se celebró el enlace ante la palabra Charco que
se revistió de la autoridad de un juez.
- Señorita Coma, ¿Acepta por esposo al Señorito Punto, en la salud y en la
enfermedad, en la duda y el aburrimiento hasta que la goma de borrar los separe?
-¡Acepto!
– respondieron los dos al mismo tiempo y así el juez se ahorró
preguntar de nuevo.
- Yo los declaro punto y coma; de ahora en adelante no será necesario poner
siempre punto y seguido o punto y aparte. Ustedes serán algo más que coma, que
un descanso; podrán incluso hacer algún comentario del tema sin cerrar la frase.
Y así aquel puntito y que se encontró con una coma en una página vacía,
vivieron felices durante muchos párrafos más. Por su parte el abuelo, emocionado
al despedirlos, se cayó de sopetón poniéndole punto final a todo este asunto.

5 comentarios:

oscarperdomoleon dijo...

Muy bonito. Ingenioso.

Memo dijo...

Gracias por tu comentario Carlos.

Saludos.

Memo.

laura sanchez dijo...

muy bien


laura sanchez dijo...

muy bonito

natalia diaz y laura sanchez dijo...

me gusto mucho a mi a mi bffa