domingo, 14 de noviembre de 2010

MEMOrias de las "lunadas".


A finales de los 60s y principios de los 70s era bastante frecuente que alguien invitara a un grupo de amigos o familiares a cualquier playa de El Salvador, ya fuera oír música, a tomar algunos tragos, o simplemente a pasear en horas nocturnas en el mar a la luz de la luna, y a esto se le llamaba “lunada”.

Por lo general uno iba a las lunadas con un grupo de cheros y los enamorados en parejas. Se llevaban gaseosas, cervezas o las botellas de licor, el hielo, las Cocacolonas, los vasos, unas boquitas o sanguchitos de jamón o mortadela, y un radio de transistores para oír música y bailar. Ya estando en la playa se buscaba leña o ramas secas que sirvieran para hacer una hoguera para calentar el frío de la madrugada, para alejar los mosquitos y para dar un poco más de luz.

Eran tiempos tranquilos y pacíficos cuando la palabra “mara” significaba simplemente un grupo de cheros y conocidos; y la palabra “pandillero” solo existía en el diccionario. Así que uno podía pasear a altas horas de la noche en el mar sin tener el temor de ser asaltado por los ladrones o a que alguien le fuera a hacer algún daño físico o que le pusieran una pistola en la cabeza.

Lo peor que le podía pasar a alguien en una lunada era que lo picaran los zancudos o los jejenes, o que los canegües le mordieran los dedos de las patas.

Lo que hacía atractiva las lunadas era precisamente eso: la luna, pues bajo su tenue luz, los amantes podían dar rienda suelta a sus ardientes pasiones sin ser molestados por los “mirones”; y los bolos podía chupar tranquilamente con boca de paisaje de mar y “fondear” en la playa sin que nadie los bolseara.

Lastimosamente, debido al grave problema de la delincuencia en nuestro país, y que no hay seguridad en las playas la costumbre de ir a pasear de noche al mar es muy arriesgado y peligroso, así que las lunadas prácticamente han desaparecido.

Ojalá, en un futuro cercano, los salvadoreños podamos disfrutar de nuevo de los paseos nocturnos en las playas a la luz de la luna llena.





2 comentarios:

Ester Fuentes dijo...

Hola Memo,
es primera ves que entro a tu blog
entre por casualida; bueno de esas que despues se buelven un bicio
y la palabra clabe fue "lunada" resulta que escribo por hobby, claro con la ambicion de un dia publicar-y zaZZZzzz estas tu con tu gran tolstalgia...digo gran porque hasi la persivo pero me gusta. Me resulta super interesante, aparte a mi me resulta cultural, hojala que aquienes les mande la direccion les guste tanto como ami, un abrazo. Ester Fuentes, desde Houston, Texas

Memo dijo...

Gracias por tomarte el tiempo de dejar tu comentario y bienvenida a mi humilde blog.

Me alegra que te guste y espero que lo visites con regularidad. Gracias también por recomendarme con tus amigos.

Ya que dices que te gusta escribir puedes mandarme alguna anécdota tuya para ponerla en el blog. Mándamela a mi correo personal
memo50@roadrunne.com

Saludos.

Memo.